La historia de amor de “la abuela del performance”

moniquitapower

marina abramovic ulay

En los años 70, Marina Abramovic mantuvo una intensa historia de amor con Ulay. Pasaron 5 años viviendo en una furgoneta y realizando toda clase de novedosas performances. Cuando su relación ya no daba para más, decidieron terminar su relación personal y profesional con un último trabajo, recorrer la Gran Muralla China, empezando cada uno de un lado, para encontrarse en el medio, abrazarse y no volver a verse nunca más.

23 años después, en 2010, cuando Marina ya era una artista consagrada, el MoMa de Nueva York dedicó una retrospectiva a su obra. Dentro de la exposición, Marina quiso reinterpretar una de sus antiguas performances estando durante 3 meses, 6 días a la semana y 8 horas al día, sentada en una sala frente a una silla mirando a cada uno de los visitantes iban pasando. Hacía años que Ulay y ella no se habían visto, apenas un leve…

Ver la entrada original 23 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s